Huevo: Linaje rockero y jams de alto vuelo

"Nosotros crecimos entre escenarios, butacas y camarines", dice el cantante y guitarrista Julián Baglietto sobre el vínculo que lo une a sus compañeros de Huevo, la banda que ganó el Gardel a Mejor Álbum Nuevo Artista de Rock en mayo: su padre (Juan Carlos) y el del baterista Tomás Sainz (Sergio) tocaban juntos, y el padre del bajista Julián López Pisani era el escenógrafo. (La banda la completa el guitarrista Sebastián Lans.) "Cuando ellos no estaban, nosotros nos colgábamos los instrumentos", dice Baglietto.

Esa formación rockera, que empezó en el hogar y siguió en clases particulares y universidades, le da a Huevo un arsenal de recursos que explotan en sus canciones: entre pasajes progresivos y otros más grooveros, abundan riffs y solos de bajo y de batería. La fórmula terminó de perfeccionarse en los cuelgues de alto vuelto de No todos eren como ti, su segundo y premiado disco. "Fue la primera vez que trabajamos los cuatro juntos", dice Baglietto, que se incorporó al grupo cuando el debut ya estaba compuesto. "Y seguir compartiendo nuestro arte nos une cada vez más."

Chequea también

cine-2762442w300

‘Bodied’: Un ‘8 Mile’ en clave de sátira

Producida por Eminem, la película que abre el Rock N' Doc Festival parodia la era moderna de las batallas de rap

Gustavo Cordera intenta volver después del derrape

‘Desechos humanos’, su nuevo álbum, sale a mediados de mes y es una respuesta a su último escándalo