La historia detrás de la mítica guitarra que Cerati usó en el regreso de Soda Stereo


"La guitarra la encontré en un galpón arrumbada", dice el asistente de Cerati Eduardo Barakus. "Tenía los trastes oxidados, las prensas rotas y el circuito eléctrico dañado.".
Foto: LA NACION/ Hernán Zenteno

Cuando en 2007 Soda Stereo puso en marcha el operativo regreso y comenzó a ensayar en su sala, Gustavo Cerati buscó que las canciones sonaran como en el comienzo, y le encargó a su asistente Eduardo Barakus Iencenella que le consiguiera esta guitarra Jackson Soloist SL 1 azul: la misma con la que se había afianzado como guitarrista en la etapa de Signos. "Estaba arrumbada en un galpón", dijo Barakus, que la recató en muy mal estado y comenzó un proceso de restauración que le llevó 20 días. "Tenía los trastes oxidados, las prensas rotas y el circuito eléctrico dañado. Estaba todo mal. Entonces decidí desarmarla y empezar de cero."

Barakus pulió los trastes, cambió los microafinadores y morsas, pero cuando Cerati la probó enseguida se quejó de que se desafinaba sola. "El problema era que cuando hacía las rítmicas, Gustavo apoyaba la mano sobre los microafinadores. Tuve que diseñar un protector de metal liviano, y mandarlo a hacer a medida por un luthier."

Chequea también

cine-2762442w300

‘Bodied’: Un ‘8 Mile’ en clave de sátira

Producida por Eminem, la película que abre el Rock N' Doc Festival parodia la era moderna de las batallas de rap

Gustavo Cordera intenta volver después del derrape

‘Desechos humanos’, su nuevo álbum, sale a mediados de mes y es una respuesta a su último escándalo