Abbey Road, el legendario estudio de los Beatles, se reinventa con el ojo puesto en el usuario


Desde 2017, el mítico estudio empezó a abrir sus puertas más allá de los músicos de primera línea.

Desde la universidad, el artista de grime Novelist quería hacer música en Abbey Road, el legendario estudio de grabación donde grabaron sus éxitos desde los Beatles hasta Adele. "Me acuerdo que una vez le dije a un profesor en mi clase de música: 'Sí, voy a ir a Abbey Road', y podés darte cuenta de cuando alguien no se toma en serio lo que le decís", dice el músico de 21 años. "Me hizo reír." Pero el último año estuvo en el famoso estudio, dando los últimos toques de su debut sónicamente complejo, Novelist Guy, que salió la primavera pasada y fue finalista del Mercury Prize, del Reino Unido.

"Para mí, fue una transacción comercial", dice acerca de cumplir con su sueño. "No fue sólo: 'Oh, sí, Novelist llegó a Abbey Road'. Nah, compré una sesión como en cualquier otro estudio. Y estaba dispuesto a pagar ese dinero por ese nivel de calidad porque, siendo mi disco debut, va a ser inolvidable."

En el último par de años, la institución de grabación empezó a abrir sus puertas a una clientela más allá de los músicos de la primera línea. Creó estudios nuevos y más pequeños, donde los artistas pueden usar los mismos equipos que alguna vez usaron los Fab Four -reliquias como un piano en el que John Lennon quemó sus habanos o el Steinway preferido que usó McCartney en "Lady Madonna"- al igual que Bruno Mars y Ed Sheeran lo hacen en las salas más grandes. Abbey Road contrató al productor prolífico y líder de Chic Nile Rodgers con el título creado para él de asesor creativo, y le encargaron elaborar ideas nuevas para el estudio, al igual que funcionar como su embajador. Y agregó una nueva tienda en el que el medio millón de andrajosos que se sacan foto posando en la cebra icónica en la que se realizó la foto para la tapa de Abbey Road pueden comprar merchandising directamente del estudio, en lugar del puesto pirata en una estación de subte cercana. Aunque su negocio nunca estuvo en declive, el estudio hoy es una versión rejuvenecida de su antiguo yo.

Parte de la razón de este cambio es que el staff en el estudio se dio cuenta de que no estaban llegando a una gran porción de los creadores de música y sus fans. Durante décadas, Abbey Road ha sido el destino londinense de la élite de la música. En 1931, EMI abrió sus puertas como estudio en el edificio, una construcción georgiana de 1829, y se transformó en una sede clave para las sinfonías. Sus ingenieros llevaban trajes blancos como en un laboratorio e innovaban con tecnologías nuevas; uno de los ingenieros de EMI fue uno de los pioneros del sonido estéreo, y el primer single digital del Reino Unido se grabó allí. Cliff Richard, el celebrado cantante de los Shadows, el adorado grupo del Reino Unido, llevó el rock & roll al estudio en los años cincuenta, los Beatles lo transformaron en su casa en los sesenta, y Pink Floyd hizo lo mismo en los setenta. El compositor cinematográfico John Williams grabó la banda de sonido de Indiana Jones y los cazadores del arca perdida allí en 1981, y eso estableció todo un nuevo negocio con las películas, que llevó a la adquisición reciente de una sala de mezcla Dolby Atmos, un estudio que usaron tanto los productores de bandas de sonido como los ingenieros que trabajaron en versiones con sonido surround de Sgt. Pepper y Kick, de INXS.

"Estar acá es como ser un antropólogo", dice el líder de Chic Nile Rodgers. "Las paredes están repletas de equipos. Todas tienen una historia única."COMPARTILO

En 2010 -el mismo año en el que hubo una reestructuración y Universal Music se quedó con el estudio- recibió estatuto de lugar histórico de Inglaterra, protegiéndolo de modificaciones, y gran parte es como siempre ha sido. Los pisos del Studio One son los mismos en los que los Beatles filmaron su clip de "All You Need Is Love" y que Pink Floyd usó como garage para jugar con sus autos, y el Studio Two todavía tiene los mismos bafles harapientos que tenía en los cuarenta. Los pasillos siguen repletos de equipos vintage a medida, dándole un aspecto de ciencia ficción. Y todavía hay un pintoresco comedor en el sótano donde los artistas se reúnen entre tomas. Lo único que cambia es la clientela.

En una gira privada por el estudio, que no está abierta al público, su director de marketing, Mark Robertson, explicó cómo fue que el staff de Abbey Road se dio cuenta del potencial de la marca. Empezaron comparando la base de clientes del estudio con una pirámide: la cima son los profesionales -artistas, compositores cinematográficos y sinfónicas de primera línea-, y después hay músicos de estudios caseros como Novelist, que pueden usar un lugar como Abbey Road para terminar sus grabaciones, y después están los fans de los artistas que grabaron ahí. Cuando vieron el panorama, se dieron cuenta de que quizás tenían un problema de percepción.

"Había una imagen de Abbey Road como algo inalcanzable, distante", le dice Robertson a Rolling Stone en el Front Room, un estudio nuevo del tamaño de un departamento de Manhattan que Rodgers transformó en su casa en Londres. "Pensé, como marca, tenemos la autoridad y la historia. Siempre hubo innovaciones; el estéreo se inventó acá. Y tenemos un talento increíble. Para mí, se trataba de abrirse más y humanizar a Abbey Road."

Para ayudar a ello, contrataron a Rodgers como embajador ante artistas y productores en marzo. El guitarrista de Chic había estado involucrado en el foro de audio espacial del estudio, y se estableció en el Front Room y el Gatehouse, otro estudio nuevo en un edificio adyacente a una caminata corta desde el Studio Two. Luego convocó a Mura Masa y Nao a este último estudio, y grabaron "Till the World Falls", un single nuevo estilo disco que aparecerá en el próximo disco de Chic. También trabajó con Bruno Mars y Anderson .Paak en Abbey Road, explorando nuevas formas de desafiarse.

Rodgers aprecia lo que llama una "mitología holística" de un buen estudio. En los setenta, él ayudó a poner en el mapa el estudio Power Station, de Nueva York, y vio cómo artistas como los Rolling Stones y Pink Floyd empezaban a experimentar allí con la música disco. Quiere construir una atmósfera similar alrededor de Abbey Road.

"Toda la vida, yo escuchaba música y pensaba: ¡Wow, esto lo hicieron en Abbey Road'", dice. "Y por supuesto me refería siempre a los Beatles. Así que cuando empezamos a hablar acerca de venir acá, les dije: '¿Y si cuando empezamos a trabajar acá, la gente dijera: 'Uy, ¿eso lo hicieron en Abbey Road?'. [El empleado de Abbey Road] dijo: '¿Qué querés decir?'. Y yo le dije: '¿Y si pasamos del factor "wow" al factor "uy"? Que la gente empiece a decir: 'Uy, ¿hicieron eso en Abbey Road?'."

Desde haber tomado el rol de asesor, Rodgers inundó el staff con preguntas de "¿Y si…?" -"¿Y si hacemos esto o esto otro?"- para lograr el factor "Uy". Tuvo la idea de filmar videos musicales para Chic en el Studio Two y le dijeron que nadie lo había hecho antes. Después de hacerlo, Paul McCartney dio un concierto en el mismo espacio. "Hay un efecto de propagación", dice acerca del Beatle, quien felicitó personalmente a Rodgers por su rol de asesor. "No estoy seguro si ya había pensado [en hacer un show ahí] antes, pero fue una convergencia mágica." Y Rodgers se asoció con algunos de los ingenieros para aprender acerca de la maquinaria de grabación especial que se creó en el estudio. "Estar acá es como ser un antropólogo", dice. "Las paredes están repletas de equipos. Todas tienen una historia única."

También ha estado probando cosas nuevas musicalmente, desde que se alineó con el estudio. Cuando Mars y .Paak estuvieron ahí, grabó una canción sobre un sampleo de Lenny Kravitz con ellos; era la primera vez en su vida que hacía eso. Y tiene una idea que relaciona con los Tres Tenores, en la que él y dos guitarristas más hagan un disco usando "una técnica particular en la guitarra", que no revela, y que siente que podría llevar a cabo en el estudio. "Tenemos que ver cuándo podemos hacerlo, cuándo tienen tiempo en sus agendas, pero sé que quiero hacerlo acá en Abbey Road", dice. "Va a ser mágico."

"Lo que estamos tratando de hacer es que el lugar sea más accesible para otro tipo de artista", dice Robertson. "Recibimos otros estilos de música, ya sea grime, rap o cosas que uno no asociaría necesariamente con Abbey Road. Están viniendo más grupos sin contratos, porque los estudios nuevos son más chicos y baratos, pero es la misma calidad, y el mismo estilo Abbey Road. Si decís: 'Quiero usar el micrófono que usó Siouxsie Sioux o John Lennon', todavía está accesible."

Robertson ha estado colaborando con los artistas en Abbey Road en la presencia del estudio en las redes sociales, ofreciendo un vistazo al detrás de escena. El estilo del interior también ayudó a atraer a artistas más jóvenes. Desde septiembre de 2017, el estudio recibió a 20 artistas sin contrato en sus nuevas salas. Como Rodgers y sus trabajos de producción, el grupo The 1975 convocó al artista No Rome al estudio, donde grabaron el single colaborativo aparecido recientemente "Narcissist". Los estudios nuevos también atrajeron a artistas de hip-hop y DJs como JD. Reid y DJ Yoda.

"Abbey Road es conocido por los cuatro muchachos de Liverpool", dice Robertson. "De hecho, es refrescante abrir las puertas. El maestro que le dijo a Novelist: 'Nunca vas a llegar a Abbey Road, ese lugar mítico', estaba equivocado, y él se lo demostró. Esa es la percepción que estamos cambiando."

Pero por supuesto el estudio sigue siendo el destino de productores como Giles Martin, quien trabajó en varios proyectos de los Beatles en Abbey Road, y para el jet set musical, y el propio Paul McCartney trabajó allí en su nuevo LP, Egypt Station. Los estudios nuevos también se han transformado en el destino de algunos artistas que quieren hacer residencias semi-permanentes en ellos, como Noel Gallagher, una propuesta que están considerando. "Obviamente, tenemos demanda de los mejores, para sus grabaciones y para sus orquestas", dice Robertson, "pero hay mucha gente que reconoce nuestro nombre y que podemos acoger de una manera más importante."

Chequea también

Gustavo Cordera intenta volver después del derrape

‘Desechos humanos’, su nuevo álbum, sale a mediados de mes y es una respuesta a su último escándalo

‘Todos lo saben’: Penélope Cruz, y Javier Bardem se cruzan en un thriller que pierde el rumbo

En la primera película en español del director iraní Asghar Farhadi, Darín juega un rol secundario